domingo, 24 de marzo de 2019

GUILLERMO SAAVEDRA Memoria




24 DE MARZO

M ás que nunca, hoy,
E xtender el mantel
M uy ancho y generoso.
O frecer el hilván de la presencia:
R oble añejo y ramilla recién hecha,
I nvocando en nosotros a todos los que faltan.
A usente es solo aquello que se olvida.





Guillermo Saavedra (Buenos Aires, 7 de octubre de 1960). Poeta, escritor…

martes, 5 de marzo de 2019

GUILLERMO SAAVEDRA Butifarra y Carta de amor




   EL FESTI-CLOACA AN(U)AL DE UN BUTIFARRA

“¿Qué tren, qué pan? ¿Tovén? ¡Pesada herencia!
Aserejé… los garcho… Despacito.
Narco ya fue, te juro por papito:
¿No tené lú? ¡Quejate a la gerencia!

Toy de vacanza y… ¡pum!… ¡puta tormenta!
¡Vamo Boquita, vamo lo cuaderno:
tenemo arrepentido, qué moderno!
¡No griten má, bolú, paguen las cuentas!

Tamo mejor, flybondis con garompa;
pamechu un vogüe, off shore: ¡tutto Caputo!
Todo lo grone grasa stán de luto,
tamo en la festi-cloaca de lo trompa.

¿“Pobreza ce…”? ¡Saraza: mucha yuta!”,
graznó antes de morir este hijo ‘e puta.


   CARTA DE AMOR DE UN DELINCUENTE A OTRO

Quiero mudarme a Comodoro Py
para confiarme enteramente a ti,
para que nadie sepa que mentí,
que extorsioné a lo loco y delinquí

como un pirata inglés o magrebí,
y a cuatro manos guita recibí
de mil otarios. Decime que sí,
chichi Ercolini, por favor, decí.

Ya lo tenemos a ese buen gurí,
el fiscal Curi, culo de organdí,
pidiendo a gritos que manden a Py
la causa chota que tienen aquí.

(¡No mandés audios, por favor, tri-trí,
o este Padilla nos pone a parir!)



Guillermo Saavedra (Buenos Aires, 7 de octubre de 1960). Poeta, escritor…

martes, 19 de febrero de 2019

GUILLERMO SAAVEDRA “Estamos más mejor que con Cristina después de haber rifado la Argentina”

La inmundicia no descansa

UN PELOTUDO EN GIRA POR LA INDIA

Un cajetilla al pedo por Oriente
dio en recalar en tierra de brahamanes,
y fiel a su prestigio hizo desmanes
de los que el pelotudo no es consciente.

Hizo chocar un tren con una vaca
–allí, donde las vacas son sagradas–
y en tren de continuar con sus cagadas,
¡Vaca Muerta ofreció el triste maraca!

Allí donde la indómita Cristina
vendió tecnología a cuatro manos,
este infeliz proyecto de gusano
apenas vendió tres kilos de harina.

Los indios le abrirán muy bien el poto;
los indios de estas pampas, con mil chotos.



ES LA MIERDA DE SIEMPRE, MÁS MIERDOSA

Son los canas de siempre, son la yuta:
ese caldo crecido en la pobreza
que jamás se cocina con grandeza
y que ofrece coartada al hijo ‘e puta.

Pero el denso frangollo corrompido
desde siempre en la cloaca del sistema
hoy se ceba en su práctica de enema
con la venia de turros malparidos.

Hoy la cana es más gorra y más taquera
porque un combo de loca marca Pato
y un boludo al que todos llaman Gato
les abrió con vehemencia la tranquera.

Hoy la cana es más mierda y es más dura:
palo y gas… y se afanan la verdura.


FOLÍCULO DE MIERDA MANDÓ FRUTA

Este bolo fecal de la saraza,
este gladiolo emético y guampudo,
este amargo muñón de pelotudo,
errático cual pedo en la terraza,

huevo muerto de liendre analfabeta
empollado en las bolas del imperio
y crecido en el turbio falansterio
de la sórdida runfla reconcheta,

volvió a vender sin fe carne podrida:
“Estamos más mejor que con Cristina
después de haber rifado la Argentina”,
gorjeó con voz de verga desnutrida.

Vas a morir, folículo de mierda,
trincado por derecha y por izquierda.


FALSA CHETA VENCIDA EN LA VITRINA

Esta cholga adherida a las pelotas
de un tilingo y mil fiolos en cadena;
esta momia precámbrica y obscena
con sus gélidas nalgas en compota;

esta absurda melliza de sí misma,
falsa cheta vencida en la vitrina
de una inicua y mefítica Argentina
que se ceba secándonos la crisma;

este arcaico chucrut con botulismo
da su vida, nos dice –por si acaso
le quedara de vida algún retazo–,
si con darla no gana el kirchnerismo.

Ya estás muerta, lampazo de los garcas,
en la triste mesaza de las Parcas.


DOS MAFIAS QUE SUPURAN Y EYACULAN

Crecidas en la noche imperdonable
de Videla, de Agosti y de Massera,
cebadas en la fiesta interminable
de la patria incivil y financiera,

estas dos mafias dizque periodistas
supuran, pedorrean y eyaculan
su speech de rastacueros y rentistas,
militando el ajuste en sendas mulas.

Uno elogia el comer de la basura;
al otro lo emociona que una nena
violada se convierta en madre en pena:
son un regüeldo de la dictadura.

Van a morir, Magnetto y Bartolito,
flambeados por mil chongos en Fiorito.


TRUFA RENGA CURTIENDO A LOS DOCENTES

Tuneada en el estilo macritrucho,
una chuleta aviesa y abombada
vino a seguir cortando en rebanadas
la educación común con un serrucho.

Sorete encorsetado y taciturno,
perpetra una gestión que la deschava:
avanza con el curro de UNICABA
y cierra la inscripción a los nocturnos.

Ahora sale a engrupir a los docentes
mandándoles patéticas esquelas:
“Nosotros no cerramos las escuelas”,
dice esta trufa renga y maloliente.

Hay en su nombre una verdad desnuda:
Acuña Soledad esta conchuda.


UN FLEMÓN QUE VUELVE A VENDER HUMO

El saqueador serial –terca lamprea
adherida en un tic desaforado
a la teta indefensa del Estado–,
con su cara de cuis con menorrea

y un DNU flameando en el ojete,
vuelve a intentar vendernos humo en barra.
Estéril cascarón de butifarra,
graznó sin que le tiemblen los juanetes:

“Si no salió por ley, saldrá con fritas:
a aquel que esté acusado de corrupto,
de narco o kirchnerista, en dos eructos,
le vamos a sacar toda la guita”.

Flemón de comadreja desvelada,
vas a morir trincado en La Salada.


UNA MOJARRA OCIOSA SE DEFIENDE

Esta merluza vieja y desconchada,
alfeñique concheto y en capilla,
engendro de un mafioso con ladillas,
ha vuelto a hacer lo que más hace: nada.

Mojarra aluvional, moco adherido
a la ganancia turbia de los garcas,
rascándose sus bolas de monarca
de los boludos pálidos, perdido

en su ambición de grasa analfabeta,
se expidió como siempre, farfullando:
“¡No entienden que yo estoy vacacionando
de un año de hacer fiaca y en chancletas!”

Vas a morir de franco: no de padre,
sino en la concha espesa de tu madre.


UN BOQUERÓN CON PASMO INMOBILIARIO

No hay bozal que sosiegue esa bocota
donde caben diez chotas y una idea:
manducarse al pasar la Gran Aldea
hasta dejarla seca y en pelotas.

No le basta con los profesorados,
ni con cinco hospitales y el zoológico,
este matungo zafio y patológico
en cada espacio verde ve un mercado.

Buzón ciego de pasmo inmobiliario,
acaba de cargarse los nocturnos,
ese costado frágil, taciturno
del lastimado brazo secundario.

Para esta Navidad, harán juguetes
los negros de la calle con tu ojete.


UNA MOLLEJA SECA Y ENTREGUISTA

Tilingo amamantado con la leche
cortada de un murciélago cipayo,
este Ser sale fétido cual rayo
del ojete de un tordo en escabeche.

Sale raudo a entregar soberanía
en cuatro patas, recibiendo mecha
del poder que lo usa y lo desecha,
muñeca inflable de la oligarquía.

Sale pronto y servil, sale con fritas
a regalar con moño las Malvinas
en un tuit que avergüenza y lo incrimina
como otra escolopendra cambiemita.

Molleja entregadora: ex combatientes
te empalarán por turnos, lentamente.


UNA TILINGA MUESTRA SUS SILLITAS

La sacaron por fin de la cajita
donde despunta un sueño de muñeca
–Barbie sudaca, culo de manteca–
para jugar un rato a las visitas.

Disfrazada de fina, la negrera
fue surfeando la Hola con la gracia
de su awada y fingida aristocracia
cual bondiola flameando en la fiambrera.

Consumada la fiesta de la entrega
del país embalado con cariño,
la explotadora en jefe de los niños
peló un proyecto noble de estratega:

ni escuelas ni hospitales, solo sillas,
sillitas decoradas por ladillas.


UN FESTIVAL DE GAGS Y DEPENDENCIA

En la ciudad sitiada por un pato,
tuneada en modo Disney con esmero,
con los rotosos y choriplaneros
gritando desde lejos “¡Macri Gato!”,

se juntaron sin gracia los pesados
a repartirse el mundo a dentelladas.
Fue un festival brutal de astracanadas
con Mauri y la Michetti diplomados

en boludez supina y obsecuencia:
la vice farfullando en frangentino,
y el Gato en claro orsai ante los chinos,
pidiendo a gritos guita y dependencia.

Frutilla para el postre fue su llanto:
no lloró por amor, fue por espanto.


Guillermo Saavedra (Buenos Aires, 7 de octubre de 1960). Poeta, escritor…

viernes, 8 de febrero de 2019

ALBERTO PIPINO El otro


EL OTRO

Una grieta me partió en dos
como si hubiese recibido un
hachazo sin piedad, de arriba
hacia abajo, con un solo tajo
me dejó expuesto, una parte
abierta y la otra sin el otro.

Un lado va hacia el día y el
otro también, a distinta hora.

Entre ambos bordes el vacío
es una víbora apenas velada
que me cautiva al intentar
unir el fuego de mi herida.
Y entre los bordes del hueco o
fauces abiertas, hay la nada.

Un lado sale de la noche y
el otro también, separados.

Con cada mitad asimétrica la
vida igual circula en mí, en
mi cuerpo bifurcado y, si bien
lo parece no es un cuento,
el dolor, la derrota, la furia
se me duplican sin fin.


Poema inédito

Alberto Pipino (Buenos Aires, 1942). Imagen: s/r

viernes, 25 de enero de 2019

JULIÁN AXAT Los nietos de la poesía te buscan en la noche




     LOS NIETOS DE GELMAN

a Emiliano Bustos

     Salen a la compra desaforada de sus obras completas
nadie quiere quedarse atrás
los huerfanitos tronchados en estado de tránsito
reescritura o pase generacional al vacío
o duda hamletiana ser y no
¿Quién transfiere tu cuerpo-escritura?
¿Poeta-poema? ¿Mensaje al tiempo por venir?
¿Palabra in-justa? ¿Influencia Harold Bloom?
¿Dilema de qué fantasmas? ¿Epígonos bailan
alrededor de tu cadáver? ¿Qué nueva generación?
Los poetas que estaban escribiendo en Argentina pos 2001
apenas fueron invitados al ágape de tu cuerpo
los verdaderos poetas invitados al funeral eran
los viejos nuevos de los 90´
La estatalidad murió en ese evento
organizado allá por fines de 2015 en el CCK
& cuya centralidad fueron
los viejos nuevos poetas de los 90´
todos fueron al velorio
a celebrar la comilona del cadáver
Conocí a poetas
que se llevaron pedazos de vos
jactancioso te arrancó galardones de ese festín
otro masticó honor y nacionalidad
un poetastro deglutió coagulo estético político
estuvo la hiena de la poesía que se disputó con otro
el mejor hueso de la embajada de los versos
¿Un antes y después de vos?
¿La poesía argentina epigonal?
¿Tener un tuñón o muñón como padre?
¡Oh abuelo y vos padrecito a reescribir!
¡Contra qué o quién escribir!
¿Acaso sobran tus entrañas
para que ahora seamos
los gelmancitos cuervos picando tu osamenta?
Sé que los nietos de la poesía
te buscan en la noche
como tu nieta filial te buscó en la sangre
& los hijos de la poesía de mi país
te admiran
aquellos que cuando cantó el gallo
te negaron tres veces
& ahora te afirman en la cruz
El problema ya no escribir como vos
el problema “ser o no” vos
a partir de ahora escribir
escribir después de vos
& no dudar por no-ser
nunca dudar
pues la poesía busca ser
y que los muertos como tus pedazos
sean devueltos a vos
y a partir de entonces
puedas descansar en paz


Julián Axat, 23/1/2019