sábado, 11 de enero de 2020

JULIÁN AXAT A Cristina Isabel della Croce

Julián y Cristina Isabel della Croce



   A CRISTINA ISABEL DELLA CROCE, IN MEMORIAN

Te dije Pacha
la “Pacha mama”
Pachita linda
madre de las madres
te nombro mi Pacha
y me acunaste con el mismo calor
y la caricia tibia que había perdido
pudiste recuperarla
que suerte encontrarte Pacha
ahí estoy saltando en la casita
con la batuta
y el maravilloso hermano que me diste
el juego recobrado
la alegría soportando tanto dolor
la ausencia y la verdad
las que siempre me supiste mostrar
qué puedo decir Pacha
qué podría decir
mis padres
si estuvieran
guardarían silencio
en respeto a tu paso
a tu inolvidable presencia.


(Este poema publicado en mi primer libro, Peso Formidable, está dedicado a quien me crió desde los 7 meses, mi tía, pero quien también fue mi madre, Cristina Isabel della Croce. 24/3/1949 - 10/1/2020)
Julián Axat (La Plata, 1976)



https://poesiaypolitica.blogspot.com/search?q=della+Croce

lunes, 6 de enero de 2020

GUILLERMO SAAVEDRA Yo quisiera morir completamente

Nisman y amigas



HABLA UN MUERTO QUE VUELVE EN LA RESACA

Yo quisiera morir completamente
de una vez y que todos mis entuertos
ya no vean la luz. Pero esta gente
de Clarín no me deja en paz ser muerto.

Cada vez que Cristina los emboca
me sacan del cajón desesperados,
les dan cuerda a los jueces y convocan
a un montón de peritos entalcados.

Yo morí por mi mano, perseguido
por la Bullrich y Alonso. Esas dos parcas
me limaron los sesos. Embutido

en un limbo estratégico, los garcas
me rostizan cual pollo convertido
en emblema moral, en una marca.



Escribe Guillermo Saavedra: “Publiqué el siguiente soneto en mayo de 2018. Vuelvo a publicarlo hoy porque, desgraciadamente, hay muertos que no terminarán de morir mientras la derecha lo considere necesario.”


Guillermo Saavedra (Buenos Aires, 7 de octubre de 1960). Poeta, escritor…

lunes, 9 de diciembre de 2019

MAÑANA MARTES, ES LA FIESTA DE TODOS





Mi nena ha venido al pueblo y yo la fui a buscar
me fui hasta la estación de tren para verla regresar
con todos los muchachos vamos a conmemorar

Y vamos a tocar un rocanrol en la plaza del pueblo
y vamos a tocar un rocanrol y nadie nos va a parar
con todos los muchachos vamos a conmemorar




sábado, 7 de diciembre de 2019

LEÓN PEREDO Yo también quiero escribir bonito




UN DIENTE DE LEÓN EN LOS INTERSTICIOS
DE ESTAS BALDOSAS
Tres poemas

*


   la muerte usa tarjeta de débito
compra en cuotas cuerpos suntuosos
pasea por calle 12 seduciendo oficiales
viaja a Buenos Aires para echar al aire una cana
para echar varias canas al aire,
desprovista de remordimientos, culpas gravosas,
inciertas moralinas de escenario, sacude sus
caderas en la sala de espera de clínicas y hospitales,
nos guiña un ojo detrás del portón de los Buenos Sueños.
claro que tiene mala fama, pero eso es solo porque
no tiene un buen asesor de imagen,
los abogados de su bufete viven a ginebra y Netflix,
de toda esta historieta pulp le queda en la mollera
como tallados por la mano epiléptica de un niño
el nombre jeroglífico de un par de Aspirantes Eternos
a la Dicha. un réquiem a cajón cerrado.
los padres no debieran poder morir.
sería interesante que alguien diera la cara por Dios.
y explicara, sucintamente, de qué va el asunto.


*


   yo también quiero
escribir sobre los pájaros de mi patio,
detenerme en los nombres científicos de los insectos
cubrir mis versos con delicadas gemas y honduras
propias del alma del artista. yo no quiero ser monótono,
ni predecible, fastidiar una y otra vez con lo mismo.
además, bueno, como si valiese de algo. pero entonces
vienen a golpear las puertas de mis poemas los
fantasmas de los que mueren torturados en comisarías,
viene la niña cuyo padre murió ahogado tratando de
llevar pescado a la mesa, viene el nene que se pasa
el día de pie ante el semáforo, vienen los caballos
cansados de pedir disculpas, viene María, la mujer que
vive en la vereda de la ex facultad de Humanidades,
vienen los borrachos que chupan para olvidarse de sí mismos.
yo también quiero escribir bonito y sumergirme en ríos
y coquetear tempestades pero vienen a golpear la puerta
del poema las mismas mujeres que golpean
las puertas de las casas pidiendo ropa
y algo para comer. y se me llenan los ojos de
manos que señalan algo mirando el cielo.


*


   yo no tengo grandes vicios.
el cigarrillo y la cerveza en medidas justas,
porque soy un asalariado
que debe despertarse a diario a las seis de la mañana.
no me quejo de nada y esa es la manera más ruin
de quejarse de todo. cuando despierto lo hago casi
siempre feliz. aunque más de una vez despierto con jaqueca.
desayuno entonces un actrón 600 y me quedo quieto
esperando que pase.
en el ropero hay una guitarra que nunca aprendí a tocar.
en la biblioteca hay libros que me acusan de haragán
y yo paso de lado tapándome los ojos.
se me murieron mascotas con llamativa frecuencia.
a veces dejo en la ducha una versión sucia de mí
y salgo del baño jurando que esta vez seré bueno.
el otro día sentí en la carne toda la maravillosa metafísica
de vivir, pensaba en Korn y en Ingenieros y el 273 se
detuvo en un semáforo entonces vi a la madre
que cargaba un embarazo y otro bebé al hombro
y andaba de ventanilla en ventanilla ofreciendo flores.
entonces uno debe agradecer la jaqueca
y los alumnos que se llevan la materia y golpean con
violencia las puertas del aula. no hay grandes vicios.
solo hay grandes ciudades. pequeños demonios
y una esperanza ebria de años más lindos que un beso.
está creciendo un diente de león en los intersticios
de estas baldosas.



León Peredo (San Justo, Argentina, 1978. Reside en La Plata)
Foto: León Peredo

jueves, 21 de noviembre de 2019

NATALIA CARRIZO Aquí nos trae la América encendida





Aquí nos trae la América encendida
Aquí nos trae de cuero cuarteado
Tantos cuarteles después, aquí nos trae
suturando de talones el espanto
Pues por seguir caminando
andamos
por el vehemente río de nuestra potencia
a la amazonia verde de la libertad
Pues por seguir hallando
buscamos
de la entraña mina de la dignidad
las altas cumbres de nuestra independencia
Aquí nos trae, cuerpito ardido
tantos deshielos y aquí nos trae
muertas lágrimas de mar, aquí nos trae
oscura tierra tan fértil
Semilla, grano de tiempo, gota de ser
aquí nos trae
dispuestos-despiertos-ya no depuestos
Ahora tan nuestros, aquí nos trae
cuerpito ardido, ardiendo 


.



viernes, 15 de noviembre de 2019

JULIÁN AXAT ¿Y si los poetas de Chile hubieran quedado tuertos?





LOS POETAS TUERTOS DE CHILE


¿Y si los poetas de Chile hubieran quedado tuertos para siempre?
Fusilados sus ojos en una pared del olvido por
los carabineros que de nuevo trae la muerte
y dejan un Neruda amputado
sin mirada desde el sarcófago
meditando en las vaciadas calotas de todos los poetas de Chile
con antifaz de piratas encendidos
y sus versos arruinados con postas de goma
Un Huidobro embravecido en la barricada con una venda sangrante
Un Teiller encapuchado arrojando pétalos de sangre
Los Parra como cíclopes de los nervios ópticos
desarmando la lógica de la pirámide social injusta
todo tan antipoético
El fantasma de Bolaño preso en otra comisaría
¿Y si los poetas de Chile hubieran quedado tuertos?
Sus calaveras sostenidas como Hamlets al viento
y todos los ojos apiñados en un plato

por la saña de su presidente Piñera
para comida de las aves negras de la peste de la Historia